Durante los tiempos del coronavirus, las citas y el sexo están mas que restringidos, sin embargo, eso no significa que no puedas tener placer. La guía básica para tener placer durante la pandemia afirma que tú eres «tu pareja sexual más segura«, o lo que es lo mismo, la masturbación es lo de hoy.

Las masturbación no transmitirá el Covid-19, menos si te lavas bien las manos por 20 segundos antes y después de hacerlo.

Así que además de que ya es una recomendación gubernamental, aquí te enlistamos el porqué el hacerlo, ayuda a tu salud.

Baja tu nivel de estrés

Mientras la pandemia avanza y el encierro va generando más y más estrés, la masturbación es un excelente remedio. El hacerlo, libera neuro-transmisores como la oxitocina, la dopamina, y endorfinas que ayudan a relajar los músculos y despejar tu mente preocupada, aún en tiempos de estrés máximo como los que estamos viviendo.

Mejora tu sistema inmune

Varios estudios han probado que el orgasmo aumentan tus niveles de inmunoglobina, lo que aumenta tu sistema inmune y te ayuda a combatir enfermedades (aunque recuerda que eso no significa que puedes masturbarte y luego ya que tienes mejor el sistema inmune ir a hacer acciones irresponsables).

Alivia el dolor

Si tienes dolores crónicos o alguna condición que se exacerbe con el estrés, se recomienda la masturbación como un tratamiento, ya que se ha probado que durante el orgasmo, el umbral del dolor se incrementa, una gran opción durante estas épocas de encierro.

Ayuda a dormir

Últimamente parece que es un reto entre escuchar las noticias o dormir bien, si tienes dificultad para parar tu mente y conciliar el sueño, la masturbación puede ser una opción. A través de la liberación de tensión y hormonas, se puede prevenir el insomnio debido a los efectos calmantes de la oxitocina y las endorfinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.